El lobo y la esclava.


hermosa mujer con perros en el bosque junto al río

La bella esclava satisfacía a su Dueño con obligado celo, pero sin ningún sentimiento, su boca recibía el duro miembro del bárbaro, que hurgaba dentro de ella sin miramiento alguno.
Así transcurría el día a día de la esclava y especialmente de otro esclavo al que amaba.
En los momentos que la ausencia de su amo era palpable, ambos se confesaban su amor con la prudencia adecuada para no ser descubiertos.
Pasaba el tiempo y maquinaban la necesidad de huir, para ello incluso pensaban en aprender a volar. Contemplando a las aves como bebían de su libertad imaginaban que ellos podían hacer algo igual, Soñaban hasta que llegaba la hora de ver las estrellas en el ya negro cielo.
Luego vendría el abuso del déspota que tomando sus cuerpos les llenaría de ultraje, hasta dejarlos exhaustos y sucios por dentro.
Pero un día de tormenta viendo los troncos de árboles caídos flotar por el rio, pensaron que podían irse. Aprovechando un remanso saltaron a uno de ellos para sortear el peor momento de su vida.
Sería cambiar la vida por la muerte, pero en ese momento era realmente la mejor oportunidad para nacer de nuevo. La tormenta les separó para malheridos afrontar la nueva suerte en soledad.
Amanece después, un día en calma y los azules ojos de la joven esclava chocan con la figura de algo peligroso, era un lobo de un pelage gris, que la había reanimado a base de darla su calor.
Pasan los días cargados de tristeza para ella, alimentándose de lo poco que toma de la Madre Naturaleza, pero segura y cuidada por el cánido que todos los días sale a buscar al amante de la esclava.
Hasta que en una noche estrellada la despierta suavemente para entregarle a su amado. Las lágrimas de ambos se mezclan para regalarse muchos te quiero, sus cuerpos se funden en uno y esta vez si amaría la bella joven al hombre que deseaba, sin límites de pasión.

efe {LL}

logo

Anuncios