Algo especial.


Algo especial.21

La luz tenue combinada con el ajado entelado de las paredes daba un aspecto siniestro al bareto, su mala fama contribuía a que el ambiente fuese más tentador para vivir. Quizá una noche diferente.
Enfundado en un tejano algo ajado, complementado con chaqueta a juego encima de una camiseta negra, se recostaba sobre la gastada barra del bar.
Combatía al mismo tiempo su aburrimiento observando a la variopinta clientela, hombres y mujeres de cualquier edad que compartían compañía con cualquiera que les invitase a un trago.
Cuando de repente divisó una joven que casi cumplía sus deseos. Aparentaba estar en la treintena, sus negros cabellos contrastaban con unos ojos verdes que la hacían estar bonita. Ataviada con una corta falda, enseñaba unas piernas interminables que acababan en un busto de medidas perfectas.
Su atractivo era especial, se acerco a ella sin mucha esperanza de ligar, pero no fue así. Se presentaron para congeniar en segundos, el primer beso de la joven endulzo los labios del galán que se perdía en los llenos pechos de la joven.
Pronto la instó a algo más completo.
Ella le miro sorprendida y le retó a hacer el amor.
Ya en el modesto hostal de barrio, se regalaron besos hasta que el la empezó a desnudar, cayó el fino suéter, para después el sostén descubrir unos pechos llenos que el varón chupaba con excesiva glotonería. Ya desnudo disfrutó de la  mejor felación que le habían hecho en su vida, La limpio el semen de los labios, cubriéndola de besos antes de pedirla su tanga.
Pero fulminantemente ella le sugirió que si se asustaba, se iría inmediatamente.
Cuando despojó de la falda y el tanga, lució un erecto pene y con lágrimas en el rostro le pidio perdón por no haberle informado de su transexualidad.
El con una sincera mirada, no solo no tuvo que perdonarla, sino que compartió con ella una de las mejores noches de su vida.

Efe{LL}

 admin-ajax111 

Anuncios

Pasión y placer.


Pasión y placer298px-Falero_Luis_Riccardo_La_Pose

Bella y limpia es su mirada.

Sus finas manos acarician mi rostro,

en los suyos mis labios beben.

Su lengua mí boca llena.

Mientras nuestros ojos se encuentran,

se funden los cuerpos.

La toco, me acaricia.

Dentro de ella me encuentro,

Gime, la beso.

Al mismo tiempo nos crecemos,

de pasión nos saciamos.

un torrente de placer nos inunda,

y otra vez la susurro.

Te quiero hasta la locura…

Efe.

Autor del cuadro Luís Ricardo Faleroadmin-ajax111

Dejame recorrer tu cuerpo.


Déjame recorrer tu cuerpo.kellerman4

Hasta que…
Mi mirada tus pies encuentre.
Con gozo tus dedos beso.
Por tus bellas piernas,
al Monte de Venus llego.
Lago plateado y negro encuentro.
En tu botón de placer entro,
con pasión me entrego.
Más arriba una perla en tu ombligo oteo
Continuo y en tus pechos me aposento.
Allí con lujuria, pasión y celo los cumplimento.
Por fin al final de tu cuerpo llego.
Tus ojos me reciben llenos de fuego,
tus labios ardorosos me entregan un beso.
Nuestros cuerpos de emoción ya vibran.
Se funden,
se complementan.
De placer explotan.
Y un orgasmo llega…
Otra vez nuestros cuerpos con pasión y amor,
se entregan.

efe.{LL}

 

Origen de la imagen.

admin-ajax111

Noveles


peter-stanton-1829-art-model-lady-sio

Origen de la imagen

Noveles

He notado en los últimos eventos que nuevos novicios se adentran en el difícil y maravilloso mundo de la D&S.
Las luces tenues favorecen la intimidad, mientras la velada avanza con los asistentes animados y felices. Sentado con mi Dueña después de un rato de juego, descansamos con unos amigos al tiempo que tomamos un refresco.
Al fondo una pareja que no pasan de la treintena juegan a Amo y sumisa. Mi Dueña los observa y advierte que la joven está incomoda. Su timidez la impide relajarse y jugar a su gusto. Por lo que nos acercamos para ofrecerles ayuda, para lo cual debo servir de modelo. Comienza la lección. La fusta rompe en mis ya rojas nalgas con la satisfacción de mi Dueña y las ansias de aprender de la joven pareja.
Mi Ama le ofrece al Novel Amo la fusta, tomando este el compás, al tiempo que yo recibo los ya certeros fustazos no sin antes notar la dureza y advertir el miedo de su pupila.
Me apartan a un lado. Entonces mi Dueña pregunta a la joven sumisa si desea participar, esta responde con un SI quizá algo receloso, pero se dirige a la cruz.
Con parsimonia se quita el corto vestido quedándose en tanga y sujetador, pero con un gesto seguro mi Ama la indica que se quede solo con sus zapatos.
Acepta. Es atada por las muñecas en la cruz. Antes mi Dueña le susurra al oído. Cuando desees parar nos lo dices, simplemente pronunciando la palabra vale.

Un gemido marca el primer golpe que es suave, le siguen una tanda de seis más y en el próximo la queja es más aguda. Mi Dueña se acerca a su cara para anunciarla.
Por hoy ya vale.
Pero la sumisa vuelve la cara hacia atrás suplicándola que por favor siga. Mi dueña cede la fusta al estrenado Amo y le indica que continúe, este ya seguro aplica la primera lección con seriedad y gusto. Termina después de la azotaina para recibir la segunda lección que será liberar a su sumisa, enjugarla sus lagrimas y regalarla un profundo beso de agradecimiento.
Luego continuamos una distendida charla en la que los jóvenes pupilos participaron jovialmente.
Les queda mucho por andar dentro de la D&S. Pero aprendieron a cruzar sus deseos, a saber que todo es porque ambos lo quieren.
Y si están enamorados pues. ” Miel sobre hojuelas”

Efe.[LL}

admin-ajax

La necesidad.


couples13-186x300La necesidad.

Aquella mañana se levantó con una energía distinta, sintiendo unas  ganas inmensas de fornicar, de tirarse a un hombre, de algo especial. Mirándose en el espejo se pellizca sus pechos con una inusitada sensualidad, luego juega con  sus dorados cabellos para finalizar masturbándose hasta llegar a una corrida intensa. Sale de la ducha, se ve hermosa y decide pasar un día diferente. Suena el teléfono, la voz cálida de su mejor amiga, le da los buenos días. ¿Qué vas a hacer hoy?

Diana mintiendo descaradamente,  la responde que quiere despachar asuntos pendientes. Colgando  dan  por terminada la conversación. Elige unos caros  tejanos desgastados, se enfunda una ajustada camiseta que marca sus orgullosos pezones, se maquilla suavemente para acabar subiéndose  a unos altos zapatos negros. Su maliciosa sonrisa la indica que está buenísima. Esta lista para tirarse al macho que la ponga aquella mañana. Vaga por los sitios más excitantes que conoce, hasta recordar que hace mucho que no visita su burdel preferido.

Llama el timbre con impaciencia, hasta que oye la voz gruesa  de la Dueña. Esta gestiona una seria casa de citas, que en los momentos críticos soluciona los problemas de liquidez de Diana, pero esta vez está allí por un lascivo deseo. Sicouples8mplemente la necesidad de gozar hasta el extremo.

Convienen el trato a la espera de algún cliente. Suena de nuevo el estridente  timbre para dar paso al primer visitante. Es un varón de mediana edad, con una mirada seca y  unas desesperadas ganas de vivir  el trance deseado. Llegan a un acuerdo. Se desviste apresuradamente mientras espera a Diana. La joven entra en la habitación, se desnuda y sin preguntar, decide chupar el pene del casi asustado cliente. Transcurren unos segundos cuando cesa su felación, observando su obra decide  preguntarle. ¿Qué deseaba que le hiciese?

En ese momento  el opta por ponerse a la disposición de la hembra que le usa con  tremenda furia, le come, lo araña, lo lleva a la necesidad de entrar dentro de ella. Pero eso es un deseo no consentido aún. Su lengua comienza sin pudor alguno a chupar los duros  pezones de la joven hasta bajar al mágico botón, mezclan el sudor hasta que el varón revienta, jalando para arriba chocan sus labios, ya   le suplica. Esta vez follan con furia y ganas. Siente como las embestidas del  varón la rompen, los jadeos intensos denotan placer, luego  sienten como el semen inunda  su  sexo hasta llegar hasta las entrañas.

Le mira con descaro, sabiendo que ha vivido con un desconocido una locura imprudente, se incorpora, recoge su ropa y dándole un beso le recuerda que nunca más lo repetirán

efe. {LL}

Origen de las imágenes

catgirlheadingbg_111 copia

Entre Ellas.


PUBLISHED by catsmob.comEntre Ellas.

 El agua templada resbalaba por su cuerpo produciéndola el primer bienestar de la mañana, se secó rápidamente y desnuda todavía se maquilló austeramente. Eligió un traje sastre azul marino a rallas que con unas medias de cristal color carne, contrastaban con la sobriedad del atuendo. Terminó calzándose unos zapatos negros con un tacón de aguja, quizás inusual para el plan de trabajo que tenía en su agenda.

Se había convertido otro día  en la mujer trabajadora, que se disponía a consumir su rutina diaria una vez más. Cruzó el vestíbulo del aséptico edificio de oficinas donde trabajaba entrando en el ascensor, donde se encontró  con la enigmática joven de todos las mañanas. La cabellera morena de la muchacha enmarcaba en su  rostro unos ojos verdes preciosos, contrastando con el rojo carmín de sus labios. Minifaldera y guapa se encontraba a Diana  como muchos días. Esta sin intercambiar una sola palabra con ella, bajó la mirada, esperando no exenta de rubor, llegar a su destino.

chicas_besandose5La mañana no fue precisamente normal sino estresante, consecuencia de lo cual bajó a comer lo suficientemente  tarde. Recorrió malhumorada el bufet y se dispuso a buscar con quien compartir mesa. Quizá por culpa del destino fue a parar a donde estaba sentada Eva, la chica del ascensor. Mirándola a los ojos, la preguntó si se podía sentar.

Después de obtener el beneplácito de la joven. Diana se acomodó quizá descaradamente, pero su estado de ánimo no daba para mucho en aquel momento. Sin embargo en su fuero interno se sentía bien con Eva. Levantó  la mirada descubriendo a través del escote de la muchacha los tirantes del juvenil sujetador que albergaban unos pechos menudos pero llenos. Inexplicablemente  notó que se sentía atraída por la joven, optando por iniciar un coqueteo con ella. Jamás había estado con una mujer pero hoy no podía remediar salir de esa situación. Ruborizada Eva se levantó disponiéndose a irse cuando Diana cogiéndola de la mano se incorporó al tiempo que la besaba en la mejilla, citándola a las seis en el vestíbulo del edificio.

La joven la contestó con un forzado de acuerdo, dirigiéndose  avergonzada hacia la salida. Más tarde  Un beso de Diana bastó para tranquilizarla, bajaron  con prisa al aparcamiento y sin preguntarse nada estaban en una confortable habitación de un coqueto hotel. La lengua de Diana hurgaba en la boca de Eva, mientras sus femeninos dedos desabotonaban su blusa liberando ágilmente los senos de la joven.

¿Te gusta cielo? le pregunta  Diana inesperadamente.

La respuesta fue alta y clara.

Soy tuya.

Se comían en un sesenta y nueve perfecto, sus lenguas masajeaban sus clítoris sin pausa, al tiempo que sus dedos penetraban a través de las puertas de su placer. Sus espasmos precedían a un orgasmo  nuevo para ellas, después se besaban apasionadamente, mientras sus erectos pezones no se libraban de ser lamidos y bebidos  por sus labios encendidos, ávidos de placer. Después en la ducha se prodigaban un abrazo, que sellaba quizá su único encuentro. Más tarde la despedida era tan inesperada como el encuentro, sellándola con un hasta la vista.

efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

La velada.


untitled

La velada.

El fuego juega en la chimenea proyectando calor en la estancia. Yo espero su llegada desnudo de poder, únicamente solo para la Diosa.

Entra simplemente hermosa, con el maquillaje preciso en el rostro. Sus labios dibujan una sonrisa enigmática que me pone a cien, subida en unos zapatos de charol, me regala un sensual deseo. Pero he de obedecer.

Sus manos recorren mi cuerpo inmóvil, provocando un placer distinto. Sabe que su gozo es irrevocable, pero también conoce las artes de provocar mis sentidos. Puede entrar en mi alma, romper con las reglas, provocar que le suplique amarla.

Me ordena servirla, a una orden directa me rindo a su sexo.

Cómeme es su directo mensaje.

Mi lengua entra en el cofre de sus secretos. Aprieta mi rostro contra su vientre ya desnudo, siento su humedad en mis labios que beben sus jugos.

Se estremece con un rictus de placer, siento como el gozo le sobrepasa al vivir un orgasmo repetido.

Me aparta al rincón, a cuatro patas espero la misericordia del buen sumiso, el premio de la Diosa una vez más.

Avanza hacia mi trasero. Siento en mis nalgas el frio tacto del pene del arnés penetrando en mi ano, siento su posesión inminente, me folla llenando de pasión su embestida, goza provocándome el orgasmo soñado.

Noto después las caricias los besos el fin de otra velada distinta e inmensa.

efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

Los ejecutivos.


kisses06

Los ejecutivos.

Transcurre una gris tarde invernal, en una aséptica oficina, el olor a la limpieza industrial logra que la monotonía simplona haga que el tiempo se detenga. Una guapa ejecutiva charla con su colega. Se conocen desde hace años, comen, hablan y viven mucho tiempo juntos, pero no pasan de ser unos conocidos.
Sus vidas tienen en común más de lo que piensan, pero las reglas de la vida han decidido que no pasarán nada más que de una camaradería entre colegas.
El en ese momento levanta su mirada, la observa. Y ella  le sonríe. Aquel gesto normal entre ellos le recuerda sus besos en las despedidas, los apretones en el ascensor repleto por la mañana, los detalles inocentes, como probar la comida del otro, o las confidencias entre ambos.
Pero los convencionalismos sociales les impiden llegar más lejos de lo posible, sus vidas personales no fueron capaces de unirse en su momento, por lo que las cuestiones de la carne son un inmenso pecado para ellos.
De repente la joven sintiendo un ramalazo insensato se dirige a su colega haciéndole una proposición indecente.
Me invitas a cenar, o mejor nos olvidamos de nuestros problemas huyendo a una casita rural. Tú y Yo.
Entre las sabanas blancas, él saborea unos pezones rosados, que coronan unos senos turgentes, pidiendo ser devorados. Se besan con fruición pensando que sus labios no guardaban tantos secretos, jugando los bonitos pies de ella con los de él. Jamás sospecharon que el goce de ambos fuera tan real e intenso.
Sus cuerpos se conocían hace mucho, pero esta vez sellaban una aventura. Quizá la mejor vivida.
Salieron del cielo para volver a la realidad, sabiendo que únicamente el destino los podría unir. Pero en ese momento  les abrazaba solo su amistad.
Efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

Sensaciones.


Sensaciones

Veo tu estampa en mi destino,
anoto un te quiero en mi bitácora.
plena de sensaciones,
recuerdos y también tristezas.

Veo tu cuerpo desnudo en un mar de deseos.
tus ojos me envían destellos de alegría,
que significan esperanza,
que calman mis dudas y silencios.

Mientras nuestras vidas ruedan por nuestra historia.
Esperando que algún día venga el tiempo de amor,
ahora nos basta nuestra ausencia,
para colmar nuestros recuerdos.

La senda es larga,
por el camino nos hemos dejado vivencias,
con sensaciones que nos han marcado,
marcas pintadas en la mente y en el cuerpo.

Ahora nos reflejamos viendo nuestras heridas,
que han grabado nuestro desenfreno,
mostrándolas orgullosos como prueba,
a nuestra pasión y entrega a nuestro juego de sensaciones.

efe.{LL}catgirlheadingbg_111 copia

Noche de plata.


Nacían las primeras luces,
ya habían muerto las sombras,
pero su pasión aún estaba viva.
En su mente quedaban aquellos pechos llenos.

El roce de sus cuerpos,
las miradas juntas,
les volvían inmensamente locos.
Se sentían vivos.

Ese mar de sensaciones en el que les gustaba nadar,
lograba fundir sus cuerpos.
La pasión inmensa les quemaba dentro,
sus manos se enlazaban con pasión.
Juntas Sus bocas su lujuria libaban,
para con frenética furia yacer en el lecho de amor.

La penetró con hambre de sexo.
La agridulce sabia de su hombre,
inundó su cuerpo hasta sus entrañas.
Fue una noche de plata,
en la que sus cuerpos a un gran orgasmo se rindieron.
Furia, pasión y placer fue el regalo de esa noche blanca.

Efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia