Maniquíes


Maniquíes.outlook-73498_640

La vida que nos está tocando vivir empieza a ser dura y casi diría despersonalizada.
El marketing y la publicidad a veces criminalmente manejada, induce a muchas personas a convertirse en maniquíes de las modas o intereses de algunos.
Marcan tendencias y estilos de vida que en ocasiones deterioran la imagen y personalidad de las gentes, consiguiendo la infelicidad de muchas de estas.
Me niego a vestir o hasta usar el perfume anunciado, leer las dichosas sombras de Grey que son un petardo, o aquellos Ángeles y Demonios que es a mi gusto un coñazo.
Hace unos días estuve viajando por la deliciosa Extremadura, allí en el valle del Jerte donde los cerezos colorean la primavera , descubrí otra magia inédita en la forma de vivir de los del lugar.
Los carteles publicitarios en los pueblos de la comarca se limitan solo a hablar de los quehaceres diarios, de la cosecha o e incluso de las cosas del Cura.
Por eso cuando uno se puede permitir ya el lujo de inventarse su imagen, de hacer lo que le venga en gana (si me dejan claro) La vida tiene otro color.
Por eso me encantan mis zapatos viejos y lo que es mejor mis antiguas costumbres.
Me apetece vivir, amar o incluso comer como me de la gana.
Pienso que los mensajes dictados por todos los sectores incluso los políticos me importan  un pepino, ya que pienso que es la forma de automatizar a una sociedad ya cansada de muchas cosas.

Efe.{LL}logo

Anuncios