Sensaciones.


Sensacionesdiva_by_raipun-d1ff4vl

Veo tu estampa en mi destino.
Anotando un te quiero en mi bitácora.
plena de sensaciones,
recuerdos y también tristezas.

Veo tu cuerpo desnudo en un mar de deseos.
Tus ojos me envían destellos de alegría,
que significan esperanza,
calmando las dudas y los silencios.

Mientras nuestras vidas ruedan por nuestra historia.
Esperando que algún día venga el tiempo de amar.
Ahora basta nuestra ausencia,
para colmar los recuerdos.

La senda es larga,
por el camino hemos dejado vivencias,
con sensaciones que nos han marcado.
Marcas pintadas en la mente y en el cuerpo.

Ahora nos reflejamos viendo nuestras heridas,
que han grabado nuestro destino.
Mostrándolas orgullosos como prueba,
a nuestra pasión y entrega.
Es nuestro juego de sensaciones.

efe {LL}

logo

Anuncios

Momentos no olvidados.


13-47-23-925_250x250

Momentos no olvidados.
Alguien me contó esta historia que todavía hoy me cautiva.
Hace algunos años a través del teclado conoció a una Dama. La vida del protagonista, entre su pareja y él, en ese momento eran difícil, ya que después de un camino recorrido parecía que habían llegado a su fin.
Esta Dama venía de un país frio, del Norte de Europa. Se conocieron y pasado el tiempo arribó en Madrid. La vida se transformó quizá para mejor al hombre de la historia. La mujer que le entendía en su gran depresión, resultó que era un profesional de la psicología, que sin darse cuenta a la vez que se enamoraba de su paciente. Le estaba curando.
Conoció a esa gran Dama, que le entregó el cariño esperado, recuperando su vida al cien por cien.
Fueron muy bonitos aquellos paseos por los lugares que ella recordaba de niña, ya que emigró demasiado joven, se reían, charlaban al tiempo que disfrutaban del maravilloso cuento que estaban viviendo.
Tenía esa belleza natural de muchas mujeres mediterráneas, su largo cabello era negro, con unos bonitos ojos verdes, que contrastaban con su piel no tostada, no muy alta, delgada y con unos pechos plenos.
En la cama su cuerpo danzaba en un dulce movimiento que volvía loco a su amante, sus bocas se devoraban al tiempo que las manos del varón acariciaban todos sus secretos.
Gozaban interminablemente hasta que la savia varonil inundaba las entrañas de la hembra que sabía mezclar el amor, con el goce y el placer.
Los protagonistas de esta historia supieron encontrase, para quizá no separarse jamás.

efe.

logo

Recuerdos


Recuerdos.

Hoy por diversos motivos mi Dueña y yo, hemos comido en el centro de nuestro Madrid del alma. Como unos niños de pueblo hemos vuelto fascinados por su movimiento, por su luz y por la enorme vida que se disfruta en esta nuestra Ciudad.
Ya anticipada el fin de mi vida profesional, hoy he recordado como entre mañana y tarde gozaba de mis paseos por el centro, aprovechando la libertad que mi actividad laboral me permitía.
En estas cavilaciones me he permitido rescatar un viejo relato escrito hace algunos años, pero que me inspiró alguien que siempre veía en el mismo parque.
Creo que me salió a vuela pluma y disfrute escribiéndolo.
Hay va Amigos.

bomgi_010El hombre de las palomas.

Todas las tardes aquel viejo andarín de larga barba blanca se sentaba en aquel banco del parque para hablar de sus penas a las palomas.
Su cara rechoncha albergaba unos ojillos brillantes que habían visto medio mundo, y su corazón guardaba las penas del otro medio. Ya solo poseía la soledad como patrimonio y su historia era un millón de experiencias que nadie se brindaba a escuchar.
Su equipaje era toda una vida y en el ocaso de ella se encontraba solo y sin nadie con quien filosofar, por eso todas las tardes iba a compartir un mendrugo que casi siempre hurtaba a su maltrecho estomago, para invitar a sus amigas las palomas.
Pero aquella tarde se encontraba su salud en precario, sentía temblores y su alma le pedía descanso, el frío invierno, además de algunas penalidades estaban empujando al menesteroso anciano al otro mundo.
De todas formas acudió a su cita se sentó tembloroso y se dispuso a despedirse de su única familia, repartía las migas de pan disfrutando como las aves se posaban en su pesados hombros. A cada una la conocía y casi las había puesto nombre, las aves como si presintieran la muerte de su compañero no deseaban volar aquel día, hasta que este cerró los ojos disponiéndose a hacer su último viaje.
Más tarde la sirena de una ambulancia, el correr de los médicos, urgencias, y buenos corazones hacían volver al menesteroso anciano a la vida.
De repente abrió los ojos, sintió su maltrecho corazón y el calor de alguien a su lado. La enfermera le agarró la mano y le dijo contenta.
Tiene visita.
Entonces abrió la ventana y una paloma en nombre de muchas le dio la enhorabuena. Sus ojillos dibujaron una brillante sonrisa. Agarró fuerte la mano de la enfermera y se incorporó para repartir sus últimas migas de pan. Después con un gesto de cansancio cerraría los ojos.
Efe.{LL}

Sirva como recuerdo de todos aquellos que sobre todo al final de su vida se sienten solos y quizá ignorados, además de pobres e injustamente tratados.

efe.{LL}

Publicado por efe en el mundo de efe el 28 de diciembre de 2008

admin-ajax111

Recuerdos de Amistad.


amigos1Recuerdos de Amistad

Empieza el año con la vuelta del día a día, los hábitos de siempre vuelven a llevarme al teclado para   plasmar estas líneas, proyectos nuevos rondan por mi cabeza, entre otros seguir contando cosas, poniendo algo de color en mi vida, quizá diciendo a veces algo que pueda cambiar un momento de rutina a alguien.

Ojeo mi historia  y observo que faltan amigos, personas importantes en nuestro espacio que ya no leo o veo, con algunas he tenido la suerte de poder incluso hablar, nos hemos contado nuestras cosas, poniendo el hasta la vista necesario para que el cariño y la amistad no se termine.

Pero creo que la distancia con otras se acrecienta inexorablemente sin remedio, personas que por su propia voluntad después de haber participado en nuestra intimidad como amigos del alma, deciden andar sin nuestra compañía. Aun recuerdo nuestros encuentros, nuestras risas, las confidencias compartidas con  mi Dueña y Yo, pero su indiferencia mató nuestra amistad.

Las letras convivieron con los juegos, la lealtad fue la bandera imprescindible para fabricar la amistad que más tarde se ha convertido en distancia. Cuesta mucho dar cariño, compartir vivencias, hacer  a alguien querido, para que luego el destino por causas no conocidas lo disuelva en el olvido, pero así somos los humanos.

En fin no me faltan mimos ni cariños para aquellas personas que no deseo olvidar, pienso que la vida acerca los recuerdos a la realidad, por lo que sigo repasando las huellas de algunas a  las que  todavía  mantengo  en el recuerdo de  los hermosos momentos que compartimos.

Va por vosotros.

Siempreefe.

catgirlheadingbg_111 copia

El primer amor.


El primer amor

Hoy visionando viejas fotos nos encontramos en mi memoria. Enseguida te reconocí y me llenó de paz, la imagen de esos dos pareja caminando - imagenes de amor - imagenes romanticaschiquillos llenos de vida que se miraban a los ojos sin saber que el destino no los uniría.
Tú guapa y mini faldera eras el símbolo de la felicidad en ese momento de mi vida.

¿Recuerdas esa película en el Tivoli?
“Morir de amor” Era el titulo.
Entonces nuestros vírgenes corazones se unían al tiempo que nuestras manos se apretaban, humedeciendo nuestros labios con lágrimas de emoción.
También esa excursión al pantano en el que ambos perdimos nuestra virginidad y en el que nos juramos amor eterno.
Todavía recuerdo como entre aquellos arbustos, nuestros cuerpos desnudos se abrazaban con pasión, al tiempo que mis manos amasaban tus casi adolescentes pechos, mientras no controlábamos ya  nuestra excitación.
En ese momento sentí que te amaba y te pregunté si tú estabas segura, me besaste y con un gesto tremendamente pasional me contestaste.

Te quiero…
Entonces el lenguaje de nuestros sentimientos hizo el resto y surgió la magia entre nosotros, nuestros cuerpos se hicieron adultos imprimiendo las marcas del fin de nuestra pubertad.
Sigo viendo fotografías, siento como estás en mi memoria, sonriendo de felicidad sin pensar que la madurez y la vida nos alejarían. Yo tardé mucho en ser de nuevo hombre. Te confieso…
Mis apenas veinte años no concebían que tú, mi Hada decidieras olvidarme. Se me vino el mundo encima, pero evidentemente salí de nuevo a la vida, eso sí con la primera cicatriz en mi alma.
Mil años después vuelvo a recordarte y reconozco que fuiste mi primer amor. Pienso que eso ya fue para mí un privilegio, el poder amar sin miedos, sin rencores y por eso te escribo estas líneas que hoy tus  bellas piernas me han recordado.
A la mini faldera de mis sueños.

Simplemente bonita…

Así eras.
Con la mente limpia,
pletóricos de vida y con una,
recién juventud estrenada, nos encontramos.
Unimos nuestros cuerpos,
juntamos nuestras almas.
Fuimos románticos y felices.
Cumplimos la ley de la vida,
salimos al mundo y bebimos del amor.
Gozamos.
Y al fin el destino nos alejó.
Pero desde dentro hoy sigo guardando tú recuerdo.

Siempre efe. {LL}

catgirlheadingbg_111 copia

 

Recuerdos junto al mar.


400_1238945058_puestadesol1

Recuerdos junto al mar.

Desde hace ya  un buen trozo de nuestra historia gustamos de hablar con el mar. Solos al atardecer, desnudos, simplemente juntos. Éramos muy jóvenes cuando descubrimos la magia del océano al amanecer o a la caída de la tarde, principio de esos mágicos atardeceres al borde de nuestra España, donde desde el horizonte nos llega algo diferente.

A cada momento que transcurre corremos ilusionados a esa playa recóndita, donde guardamos nuestros recuerdos, en  donde podemos ser libres de las miradas ajenas, para contemplar esa puesta de sol, donde el rojo juega con un arco iris interminablemente bello.

Ahora hemos podido recordar como cumplimos aquella travesura de hacer el amor en la arena, o como nuestros besos de hoy son la continuidad del ayer, como el tiempo ha tapizado nuestros recuerdos de una sensualidad más atemperada, pero no atemporal.

Mezclando nuestras sonrisas con la magia de la brisa de una tarde ya noche invernal, logramos esa paz idéntica a la de siempre, que nos saca los años de encima llevándonos a esa juventud que aunque no eterna, es para nosotros  ideal.

Quizás nuestro ímpetu juvenil nos llevó a amar el mar, a vestir nuestros cuerpos con la arena de su playa y a saber entender su bravura sin desencanto, a amar lo duro con lo bello, a sacar algo de eso que el hombre aún no ha podido dominar. Su bravura…

Me quedo con todo ya en este domingo serrano donde el frio viento tuesta  mi piel, recordándome también mi vocación de marinero en tierra, animándome a volver al mar.

efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

Mirando al mar.


Mirando al mar

Nuestros cuerpos desnudos se hablan,
de azul el mar nos viste.
El atardecer de plata nos baña,
de amor la luna nos habla.
Nuestras lenguas se abrazan,
fabricando un beso.
Más tu cuerpo dulce y bello me llama.
Mi ser acude a ti…
Se encuentran nuestras miradas,
en un lecho de arena y agua,
Mirando al mar…
Nos amamos hasta el amanecer.

efe.{LL}

Escrito y publicado en el mundo de efe en Noviembre de 2006 

catgirlheadingbg_111 copia

La señorita de compañía


 

016-021Otra dura noche de invierno, Eva contempla a través de los cristales como descarga la torrencial lluvia, incorporándose se refleja en el espejo, su piel resiste el bronceado del pasado verano, trazando su cuerpo esbelto una hermosa silueta, que hace que hasta el espejo exclame.
Que hermosa eres.
Pero está triste, su corazón está vacío y su mente no le transmite emociones.
Se casó joven con el príncipe de sus sueños, pero pronto como un castillo de naipes su mundo se derrumbó. El galán apuesto con un porvenir esplendido se entregó a otros juegos y a la que le confió su corazón pronto la sumió en el olvido.
Se sumerge en la negrura de la noche cuando se resigna a pasar otra jornada de soledad. Suena el teléfono.
Ring, ring….

El grotesco sonido del timbre, es el único nexo que la relaciona con la vida en ese momento, así que su mente la obliga a atenderlo.
Hola es Usted Lilí
¿Como dice?
Contesta ella sorprendida.
El interlocutor azorado contesta perdone me he confundido.
Entonces Eva inexplicablemente le contesta no.
No se ha confundido.
Que desea.
Buscaba una señorita para que me hiciese compañía, pero no estoy seguro que sea este su número.
No se preocupe.
¿En qué hotel está?
En veinte minutos le veo. Acto seguido cuelga.
Conduce rápido pero serena llega al hotel. Decidida se dirige al ascensor para subir a la habitación de su inesperado cliente.
Sus ropas son elegantes como corresponden a una Señora, esto bastará para que resulte una mujer bandera.
Toca en la puerta y un hombre de mediana edad la recibe, se dan un cordial beso  pasando al interior de la habitación.
Eva le mira y con rapidez de reflejos comienza a desnudarse. Sus moldeados pechos se contienen en un sostén de encaje que combina con un tanga que insinúa demasiado.
Más el hombre termina admirando unas largas piernas desnudas que le llevaran a un viaje de placer eterno. Por otra parte desbordado por la personal belleza de la joven ya no es dueño de sí mismo temiendo no estar esplendido.
Eva decide que su juguete será el. Así que decidida le increpa.
¡Desnúdate¡
El se quita la bata y descubre un cuerpo normal pero agradable, su atributos son correctos y desde luego el deseo es palpable.
Hay comenzarán lo que será su gran noche.
Eva consume el cuerpo del hombre con deseo incontenido, lame su pene con avaricia y él se deleita recorriendo el cuerpo de ella, bebiendo sus fluidos, mezclando sus olores para llegar al  sumun.
Llegan a un maravilloso orgasmo lleno de placer y lujuria en el que participan al mismo tiempo, exhaustos pero gozosos en la ducha se besan, sus cuerpos vuelven a formar un todo, la penetra, entra de nuevo en ella entregándose a un largo orgasmo.
Después ella le susurra.
Me destrozas pero te deseo…
Pasa el tiempo y muchas noches Eva ya no está sola, pero cuando espera sueña con el hombre que ilumina sus sueños.
Efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

El beso


novios-besandose-paris (1)

Origen de la imagen
El protagonista de esta mítica fotografía ha fallecido en el año 2010. Merece la pena visitar el enlace para conocer la historia.

Habían pasado bastantes primaveras cuando en aquella plaza ya no recordada, había conocida a aquella chiquilla, vivaracha y minifaldera que le había dejado prendado. Ahora desde la perspectiva que le daba la vida, aún era más bello su recuerdo.
Sentado en el mismo banco vivía el momento en que la joven le pedía fuego para encender un escondido cigarrillo.
Prendió el fosforo y lo acercó a la cara de la muchacha que al iluminarse artificialmente le ofreció la visión acusada de una futura  mujer hermosa.
Sin nada que decirse se sentaron juntos en el banco. Entonces comenzó algo demasiado bonito.
Eran tiempos difíciles, como siempre para la gente sencilla, pero no les faltaron motivos para hacerse amigos y después amantes.
Pasaron un puñado de meses cuando un día volvieron a reunirse. Esta vez el motivo era una dura despedida. El debía emigrar a otros lares, siendo la vuelta en ese momento incierta. Se miraban, se besaban como consuelo de que alguna vez sus sueños se cumplirían.
Pero el dios de la inocencia les apuntó una idea. Mientras durase su recuerdo se reunirían ahí todos los años el mismo día y hora, de manera que si el destino lo había trazado se devolverían sus besos.
Pensativo sin mucha esperanza había vuelto a la misma plaza un año más, cuando de repente una silueta de una mujer muy guapa le dice al oído.
Me da fuego.

Creo que es una historia sencilla sin grandes tramas, pero muy bien pudo y le  puede ocurrir a cualquiera.

Nos vamos de vacaciones. Un abrazo para todos y hasta la vuelta.

Efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

Al Amanecer


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Albarracin. Autor de la imagen efe

Amanecer
Nace un día más este verano.
Las aves vuelan creando movimiento en el aire.
Andando por la vereda, juego con mis pensamientos.
Sueño con vivir un día distinto.
Poder hablar con los arboles,
bañarme en la charca de colores.
Retozar cual ardilla juguetona,
viajando de árbol a árbol.
El corazón se inunda de vida.
Siento como respira el campo,
como transcurre la buena vida.
Sigo con la vista el río,
Llego lejos.
Quizás hoy sea un gran día.
efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia