La carta.

La carta.file0001781362730

La obscuridad de la noche envolvía la soledad eterna que le mantenía cautivo de la más dura de sus vivencias.
La tristeza de no ser querido.
Solo no encontraba su paz interna conviviendo con la negra realidad que vivía, sino que su soledad estaba permitiendo que la felicidad pasara de largo por su puerta.
Pero había algo que le consolaba su pena, era escribir todos los días, aunque con mala letra y peor inspiración a esa doncella del cuarto.
Un día tras otro la dedicaba algo que le salía de dentro, y con falsa esperanza  anónimamente se lo hacía llegar, hasta que el tiempo acumuló ya, casi un libro regalado.
Del día a la noche esperaba su antídoto para lograr vencer la amargura. Quizá aquella mañana sería distinta porque el también recibió una carta.
La carta olía a ella,  casi saltandosele las lágrimas abrió el sobre. Donde encontró un frio folio con casi ninguna letra, si acaso unos garabatos que le proponían un deseo.
Enséñame a leer para empezar a quererte.

Efe {LL}

admin-ajax111

Anuncios

14 pensamientos en “La carta.

Dime lo que desees

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s