La Dama y el criado.

563119Origen de la imagen

La Dama y el criado

Su hermoso cuerpo era el envase de su vacía existencia. Día a día soñaba con amar a la vida, a su entorno y sobre todo a los hombres, pero su personalidad arrogante y  dura la alejaban de cualquier relación con ningún varón. Solo aquel hombre la entendía. Era su criado.
La servía con eficiencia y soportaba sus malos días con  estoica naturalidad.
Sabía de su hermoso cuerpo pero no esperaba nada, tan solo de hecho ella le devolvía su mal humor. Solo disfrutaba humillándole.
Aquel día semidesnuda nada mas despertar, como muchas otras veces, le gritó que si estaba dispuesto su baño.

El criado con voz cálida le respondió que sí, apresurándose a prepararla el desayuno.
A veces la cercanía de ambos lograba suavizar el trato de la Señora al criado, esto podía ser cuestión breve, pero  pronto la altanera Dama volvería a vapulearle sin termino.
Sin embargo aquella mañana decidió ir más lejos, le mostró sensualmente su cuerpo, provocándole como mujer.
El hombre  esta vez levantó la mirada dedicándole  una sonrisa.
Inmediatamente recibió una bofetada que le llegó al fondo del alma.
Esto fue el detonante de un frenético deseo de poseerla, pero decidió que sería ella la que se lo suplicase.
La Dama se dio cuenta entonces de que había descubierto algo especial.
El deseo.
Deseaba cruda y simplemente hacer el amor con aquel hombre, pero para eso tendría que pedírselo, pero eso suponía dejar de ser ella, de tener que pedir algo.
El la contemplaba ahora completamente seguro de sí mismo.  Con una mirada la indicó que el la disculpaba que la quería en ese momento y que estaba con ella.
En ese momento surgió una explosión entre los dos. Ella por primera vez encontró la medicina para llenar su ser de alegría pudiéndose sentirse plena de paz. Entregándole un te quiero. Una vez más el amor había curado el mal de la soberbia.

efe {LL}

catgirlheadingbg_111 copia

Anuncios

15 pensamientos en “La Dama y el criado.

  1. Es sabido por todos que nadie conoce mejor a los poderosos que sus propios criados, que son los que de verdad viven el día a día con ellos y les ven en sus mejores y sobre todo peores momentos… Esos momentos en que todos sacamos lo peor de nosotros mismos.
    Un gran relato, amigos míos.
    Un beso muy fuerte

Dime lo que desees

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s