Fantasía a tres

Fantasía a tres.
Había entrado, en aquel mitad tugurio, mitad bar, atraído por su apariencia fetichista.
La luz tenue era negra, afín con el ambiente, colmando la música siniestra sus aspiraciones de aventura.
Pidió una cerveza. La camarera sorprendida por la sencillez de su petición, le vació en una copa helada el contenido de un botellín.
Apoyado distraídamente en la barra oteaba una mesa cerca, en la que una pareja intercambiaban sonrisas. Interesándose por ellos, descubrió una mujer hermosa enfundada en cuero que se comía a besos al que sería sin duda su adorable sumiso. Este era un ser muy guapo, lucía una cabellera rubia, delgado con una sonrisa excesiva, que se ofrecía a ser simplemente devorado por su amante.
Transcurrió un lapsus de tiempo, cuando la química de aquel lugar, obró la desinhibición del galán que sintió el deseo de participar en el goce de aquella pareja. Se acercó sin miedo a su mesa. Se presentó con un sencillo Hola, solicitándoles su amistad.
Entre los dimes y diretes habituales en las presentaciones nació pronto la magia entre los tres.
Salieron del lugar y se encaminaron hacia un cercano hotelito con apariencia de posada lugareña. Saludan a una anciana, que hace las veces de recepcionista, subiendo a una habitación modesta pero limpia. Sobre la cama unas cuerdas y una fusta negra y dura que acompañaba a otros aditamentos propio de la personalidad de la pareja.
Se desnuda a la velocidad indicada por la bella Domina, verificando esta su cuerpo, ordena con una segura mirada al joven Doncel que le abrace, sus labios calman el miedo al beso del Joven, tornándose en dulces caricias, siente como su virilidad se dispara, al tiempo que la fusta redecora sus nalgas.

La misteriosa Domina se desenfunda el traje de cuero, mostrando un cuerpo especial en el que lucen los atributos generosos de un atractivo varón. Esta vez ya no tiene dudas de su suerte, pero desea descargar su energía. Dulcemente, sin pena siente como entra dentro de El. Al tiempo que el doncel se traga glotonamente su pene, sin miramiento. Solo siente placer, ya no distingue sexos, solo la lujuriosa necesidad de gozar.
Su mirada en una secuencia de placidez, descubre una vagina limpia sin bello que pide que la deguste sin pausa, siente como se lubrica y sus flujos mojan su lengua, descubriendo una hermosa mujer, de menudos senos con la ambición de ser un hombre.
La sensual ambigüedad de la pareja, le habían proporcionado la mayor experiencia vivida, ante la plena generosidad de los dos.

efe.{LL}

catgirlheadingbg_111 copia

Anuncios

16 pensamientos en “Fantasía a tres

  1. “La sensual ambigüedad de la pareja, le habían proporcionado la mayor experiencia vivida, ante la plena generosidad de los dos.”

    Dejarse llevar es la mejor experiencia que puede existir

    Mis besos a los dos

  2. Las nuevas experiencias si tienes la mente abierta pueden resultar muy satisfactorias y si encuentras una pareja como la que aquí se describe entonces se vuelve el encuentro la magia de un dulce sueño.

    Mis saludos efe.{LL}

Dime lo que desees

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s