El correctivo

a998d57731303ba6f0ac405639c8a3d7 (1)El Correctivo
Un año endiablado lleno de problemas y ocupaciones me han alejado del blog de mi Dueña, pero quizá lo peor es que las preocupaciones y el trajín diario dejaban apartada mi sumisión innata.
Pero mi Ama una vez más me ha llevado a mi felicidad completa.
Hace unos días decidió castigarme severamente por numerosas faltas de respeto, fui flagelado con dureza y humillado públicamente por deseo de mi Ama, situación que me llevó a un estado de rebeldía absoluta hacia mi Dueña y Señora.
Lady Lorena valoró mi rebeldía y una vez más me dio una oportunidad, la del arrepentimiento pero de la mano esta vez, de un castigo extremo.
Para ello utilizó la temible vara quizás la primera vez en varios años, pero no la temblaría el pulso, me citó totalmente desnudo dándome a elegir la postura más cómoda para mí y me empezó a explicar el motivo del castigo.
El control de mi castidad para ella es fundamental y la gota que había colmado el vaso fue mi negativa a masturbarme en público así que solo me perdonaría con este serio correctivo.
La vara calentaba dulcemente mis nalgas produciéndome casi placer, ella tuvo la generosidad de prepararme para el castigo. Pronto Los golpes pausados ya eran duros empezándome a saltar las lágrimas, pero ella seguía con el castigo imperturbablemente.
Después de la primera tanda me ordenó secamente que me empezará a tocar hasta que me derramara y este sería el momento cuando cesaría el castigo.
Después de ciento cincuenta golpes mis nalgas estaban totalmente roturadas pero ya no sentía dolor, había entrado en ese trance o impase que te llena de paz interior, que te hace sentir algo diferente.
Mi semen por fin cayo al suelo me miró y eso bastó para que con mi lengua lo limpiara dejando todo impoluto. Después me mandaría a dormir a su lado.
Se que a ella la duele aplicarme esos castigos pero también se que son necesarios.
Su siguiente orden ha sido mostrar mis nalgas públicamente y en privado a mis amigos, comentado ella misma las medidas para corregirme.
Ahora soy castigado diariamente, he de llevar cinturón de castidad y mi ropa interior consiste en las bragas que ella ha usado el día anterior, además de estar obligado a darla placer cuando lo desee por supuesto sin poder eyacular en ningún momento.
Solo hoy como regalo me ha autorizado a que antes de bañarla me consolara con una lluvia dorada que me ha hecho empezar el día lleno de magia.
Mientras solo acierto a decir que mi mente y mi dolorido cuerpo le están agradecido Señora y que el látigo en su mano es mi bendición.
Gracias…
efe perro de Lady Lorena
Anuncios

3 pensamientos en “El correctivo

Dime lo que desees

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s